¡Con el mando! Diluvion

20170120213335_1

Como muchos otros desarrollos indies, Diluvion nació en el seno de Kickstarter como un proyecto de exploración subacuática que destacó por su original propuesta y terminó cosechando el éxito suficiente para financiarse. Ahora que ya está aquí, hemos podido ser testigos de los frutos del duro trabajo del equipo de Arachnid Games.

20170130184226_1

Olvidarse del reloj y descubrir que llevamos horas jugando no debería sorprendernos con Diluvion, pues su original propuesta con rasgos de sandbox nos desafía a continuar explorando los océanos mientras luchamos por mantenernos vivos y bien abastecidos. Y no, no estamos hablando de un simulador de submarinos, las pretensiones del título van más allá y nos proponen desarrollar nuestras propias estrategias para sobrevivir en uno de los más peligrosos entornos con el objetivo de conseguir llegar a profundidades mayores, ya que ahí es donde encontraremos más recursos, pues en la superficie están prácticamente agotados.

Pero antes de nada vamos a situarnos un poco. Nos encontramos en un mundo de estética steampunk donde la “Gran Inundación” ocurrida hace siglos sumergió toda la tierra bajo las profundidades del océano y cambió para siempre la vida de sus habitantes. Los humanos que sobrevivieron consiguieron adaptarse mediante la construcción de naves y ciudades submarinas pero, al contrario de lo que cantaba Sebastián en La Sirenita, la vida bajo el mar no es nada fácil.

La búsqueda de recursos para continuar sobreviviendo se vuelve crucial y no es de extrañar que la humanidad termine haciendo lo que mejor ha sabido hacer durante toda su historia: luchar y matarse entre sí por un pedacito más. Por lo tanto, tendremos que prepararnos y no solamente para la navegación submarina, sino también para el combate contra otras naves.

20170128174029_1

Aparte de conseguir mejorar nuestra nave para descender a grandes profundidades y descubrir innumerables tesoros que nos aguarda el fondo marino, una de las metas principales de las que parte este título radica en la propia supervivencia bajo las difíciles condiciones de subsistir a varios metros bajo el agua, donde la escasez de oxígeno y comida hacen mella en los pocos humanos que quedan. Por suerte, el oxígeno de nuestro submarino se podrá ir rellenando cada vez que consigamos atracar en alguna ciudad o en ciertas naves. Por otra parte la comida la iremos encontrando en distintos botines o bien comprándola, aunque no nos podemos confiar por tener almacenada una gran cantidad ya que terminará escaseando antes de lo que imaginemos.

Aún con la importancia de este tipo de recursos para mantenernos con vida, a lo largo de nuestros viajes nos encontraremos con una variedad de artículos que nos serán especialmente útiles para venderlos directamente a los mercaderes ambulantes o a aquellos situados en ciudades. Como suele ocurrir, los precios cambiarán según qué compremos/vendamos en según qué mercader, por lo que deberemos buscarnos la vida para encontrar los mejores precios si queremos sacarle el máximo partido a nuestro oro.

20170128175510_1

La jugabilidad que ofrece el título depende en gran medida de la habilidad que tengamos manejando nuestro submarino y de cómo gestionemos sus recursos, una tarea facilitada por la rápida respuesta de la nave a los controles y por la fluidez del movimiento de la cámara que guiará nuestra nave hacia donde estemos mirando, por lo que giros bruscos de dirección cuando vayamos a gran velocidad harán que la cámara no baile y nuestra nave intente ir hacia la nueva dirección mientras intenta estabilizarse.

Esto es útil sobre todo para los combates, puesto que no podremos quedarnos quietos para disparar si lo que queremos es hacer fallar a nuestro rival. Claro que al movernos será más difícil acertar al objetivo, pero ahí es donde será vital aprender a pilotar el submarino al tiempo que gestionamos la munición y nuestra vida.

20170131184444_1

Aquí es donde entra en juego nuestra tripulación, a la que podremos ir contratando a medida que nos encontremos con marineros dispuestos a asumir nuestras órdenes, eso sí, a cambio de un pago único que se efectuará en el momento de realizar el acuerdo. Una vez que pasen a formar parte del equipo, cada tripulante esperará en el camarote a ser asignado a alguna de las estaciones de la nave, contribuyendo con sus estadísticas personales a mejorar el rendimiento de la estación en particular. Además la tripulación irá reparando la nave poco a poco siempre que sea necesario, así que cuanta más tengamos más rápidamente podremos reparar la nave.

No debemos encariñarnos demasiado con nuestros reclutas, ni siquiera con los que tengan un papel más relevante en la trama, ya que la mayoría de ellos solo estará de paso en nuestra nave, así que lo más normal es que estemos constantemente renovando nuestra plantilla.

Por suerte nuestra nave estará suficientemente equipada para que, incluso si disponemos de una tripulación pequeña (puesto que al principio solamente contaremos con nuestro fiel timonel), podamos navegar y explorar sin demasiados problemas. Con un telégrafo marino situado a la izquierda de la pantalla daremos las órdenes para acelerar o frenar la nave y, cuando lo hayamos desbloqueado, dispondremos también de un sónar para orientarnos por el fondo marino (con sorpresas incluidas).

6e3287bd509ff551fa48504826ea2299_original

Nada más empezar la historia por primera vez nos hechizará su increíble ambientación, lograda en gran parte por su sobresaliente banda sonora que nos acompañará en nuestros viajes con suaves melodías cuando estemos cerca de la superficie, pero también con temas sobrecogedores cuando naveguemos en las profundidades abismales. Al compás de la BSO también hay que destacar un cuidado apartado gráfico que entremezcla con gran acierto los paisajes y estructuras tridimensionales con el diseño de interiores y personajes en un 2D al estilo cómic.

Para entendernos mejor, el juego se desarrolla completamente en un mundo en 3 dimensiones pero cada vez que abramos la vista del capitán (vista interior de nuestra nave) o nos enganchemos en alguna otra nave o estructura, el plano cambiará para mostrarnos una vista de perfil y podremos ver los interiores dibujados en 2 dimensiones. Este cambio de planos se realiza de forma ágil, pero como el juego nos obligará a estar constantemente saqueando naves y buscando recursos en todos los rincones, se nos puede llegar a hacer algo pesado tener que esperar a que la animación se complete, sobre todo después de varias horas jugando.

En general, Diluvion es un juego para disfrutarlo con calma, aprenderse bien las mecánicas y el manejo de la nave y no tener prisa en querer terminarlo. Aunque en ocasiones se nos puede hacer algo repetitivo, sobre todo si debemos ir a un nuevo lugar inexplorado y las pistas que ofrece el juego son muy pobres, pero el reto que supone tener que descubrirlo todo sin prácticamente nada de ayuda puede llegar a ser un aliciente para muchos. Un punto flaco que no podemos dejar pasar concierne a las IA de los NPCs y es algo que creemos que falta por depurar, pues podemos frustrarnos en situaciones como cuando busquemos atracar en naves de mercaderes que van con el turbo puesto y por mucho que queramos engancharnos a ellas para comprar o vender no parece que les interesemos demasiado…

Aun así creemos que el trabajo realizado por Arachnid Games es más que merecedor de estar en las colecciones de todos aquellos amantes de las aventuras y de los misterios del mundo subacuático.

20170131191217_1

Analidiluvion

Disponible en GOG y Steam.

Gracias a Cosmocover por proporcionar el código para poder realizar nuestro análisis en ¡Con el mando!