¡Con el mando! iO

iO00

Últimamente hay tendencia a llevar juegos nacidos en smartphones a las grandes plataformas de juego, y es que si bien éstos dispositivos nos permiten disfrutar de buenos juegos en cualquier parte, la precisión ante falta de un controlador estable hace que el divertimiento sea algo, en ocasiones, tedioso. Ahora, a nuestras plataformas domésticas, llega iO, una original propuesta del estudio Gamious con un planteamiento tan simple que se vuelve ideal para esos pocos minutos que tenemos antes de marchar de casa.

iOTitle

iO es uno de esos títulos que presentan únicamente los aspectos necesarios para ser disfrutable, y debido a ello, no tenemos ningún nexo que nos conecte a cada fase o historia alguno de los acontecimientos. ¿Por qué? Pues básicamente porque no le hace falta, ya que la idea es ir superando niveles cada vez más complejos a través de trazados imposibles, todo ello mientras encarnamos a una extraña rueda con una habilidad especial, poder cambiar su tamaño a su antojo.

De este modo, podremos hacer crecer nuestra esfera protagonista para ganar peso o rodar de una forma más veloz en cuestas para abajo, o disminuir su tamaño para pasar por lugares inaccesibles u obtener fuerza de despegue cuando nos encontremos con rampas que acaban en forma vertical. Esa sencilla premisa es la que convierte a iO en lo que es, pues ciertamente no hay demasiado que rascar en otros aspectos.

iO01

A lo largo de los más de 200 niveles que plantea nos encontraremos todo tipo de pruebas y elementos que nos obligarán a pensar en nuestros movimientos antes de actuar. Esto quiere decir que contaremos con estructuras que se inclinarán dependiendo de nuestro peso, otras que podremos empujar para crear un puente, engranajes que giraran cuando estén en contacto con nosotros, teletransportes ligados a otros, ráfagas de viento que variarán nuestro movimiento, o el temido color rojo, pues cualquier estructura de este color nos hará perecer y reiniciar la fase.

Cada fase puede completarse en menos de un minuto, dependiendo de la complejidad de ésta, pero de antemano debo avisaros que, pasados los primeros niveles, enseguida iO mostrará su truco maestro… ¡El ensayo y error! Y es que la dificultad se irá elevando exponencialmente hasta llegar a unos límites insanos que hará que, esa fase de tan corta duración nos pueda durar media hora perfectamente en poder completarla. ¡Para superarla tendremos que haber estudiado a fondo el escenario, pues en este juego de físicas, hasta nueva velocidad hará que un objeto caiga en una u otra posición!

iO02

Hay un pequeño inconveniente, sin embargo, que empaña en cierto modo la mecánica jugable. Al reducir considerablemente nuestro tamaño, la cámara se acercará a nuestra elíptica amiga dejando fuera parte del trazado que debemos hacer, tomando finalmente decisiones que no sabemos muy bien si acabarán con nuestra vida o habrá una plataforma debajo que no nos haga perecer.

Pero si sois de aquellos que os obligáis a sacar lo mejor de vosotros mismos, os sentiréis encantados con el sistema de medallas bajo tiempo par que cada nivel nos dará la opción de conseguir, teniendo que estar armados de muchísima paciencia y una precisión milimétrica para conseguir el ansiado oro. Y oye, si todavía tenéis ganas de más, el juego contiene una serie de niveles completamente desquiciantes propios de máquinas de tortura mental llamadas Imposiball, Incrediball y Impeccaball. ¡Os desafío a superarlos!

iO03

Ya habréis podido apreciar que iO no destaca precisamente por su acabado artístico, y es que a pesar del arte minimalista y a la vez abstracto que se ha cogido para el diseño del juego en general, enseguida peca de demasiado simplista, diferenciando los diferentes elementos y su comportamiento únicamente por el color de cada uno de ellos.

Musicalmente se comporta bien sin más. No encontramos un gran catálogo de melodías y, de hecho, las que tiene no son para nada memorables. Sin embargo, sí que nos hacen entrar en cierto estado de concentración mental para pensar bien nuestros movimientos.

Gamious, estudio ya experimentado en el ámbito de los juegos para smartphones, lanza uno de sus títulos más trabajados y maduros a nuestras consolas. ¿El problema? Que ciertas propuestas cuajan mejor en depende que dispositivos, y es que si bien puede ser un título que permanezca un buen tiempo en nuestros teléfonos móviles, no podemos decir que en nuestras consolas sea un juego al que le dediquemos toda nuestra atención, quedando relegado a los tiempos muertos que tenemos con cortas y rápidas jornadas de juego.

Analisio

Disponible en Xbox One, PlayStation 4, PS Vita, Steam, iOS y Android.

Gracias a Gamious por proporcionar el código para poder realizar nuestro análisis en ¡Con el mando!.