¡Con el mando! Typoman

Typoman00

La originalidad es algo que se lleva dentro, y esa fantástica habilidad es capaz de crear cosas maravillosas y nuevas capaces de atraer la atención de los jugadores más curiosos. Brainseed Factory lo mostró hará un tiempo con la llegada de su primer juego a Nintendo Wii U, no obstante, las buenas ideas es mejor llevarlas al máximo número de usuarios posibles, y Typoman es uno de esos juegos cuyo potencial hará disfrutar a todos aquellos que quieran disfrutar de algo fresco. ¡Ha llegado el momento de demostrar que aquí todos somos más de letras!

TypomanTitle

Typoman bebe de un recurso clásico para presentar su historia, la eterna lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad. Por desgracia, ésta última es la que va en clara ventaja y todo parece perdido hasta el nacimiento de nuestro protagonista. En un mundo donde las letras y palabras componen casi todos sus elementos, nuestro héroe no podía ser menos, siendo su figura la formación de la palabra HERO. No hay cinemática inicial, la narración comienza, desde el primer momento, en forma de gameplay.

Así, en los primeros compases, iremos recogiendo las letras que forman nuestro cuerpo y adquiriendo las habilidades de nuestro héroe. Podremos saltar una vez adquirida la H que serán nuestras piernas, y agarrar y soltar objetos una vez tengamos la R que simboliza nuestros brazos. Pero sin duda, el poder más especial que tendremos a nuestro favor será el de crear nuevas palabras a través de las diferentes letras que iremos encontrando desperdigadas por los escenarios.

typoman01

Antes de seguir, debo avisaros de que debéis tener nociones básicas de inglés, pues las palabras que forman el gameplay se encuentran en dicho idioma, algo comprensible sabiendo que se juega a construir otras palabras en base a las letras de la primera. Así, podremos construir palabras como ON (Encender) separando la palabra DOWN (bajar) y cogiendo solo la segunda y cuarta letra. Si bien es cierto que la primera vez nos costará dar con la palabra adecuada, una vez metidos en faena, las pistas son claras y enseguida daremos con la respuesta.

Este será el gran fundamento de su gameplay y en lo que se basarán principalmente los rompecabezas que se nos propondrán. No obstante, las palabras cobran también protagonismo en los propios elementos del juego, pues las propias letras A serán pinchos que acabarán con nuestra vida al caer al abismo, o palabras como PART pueden convertirse en TRAP y matarnos, SPANS en plataformas que se expanden y contraen, GAS que producirá genuinamente un gas mortal o PLATFORM para indicarnos que ahí hay una plataforma movil.

Typoman02

El problema de Typoman es que, a pesar del potencial de su mecánica jugable, nos queda siempre la sensación de que no la aprovecha lo suficiente, basándose en puzles donde a veces es más difícil llegar a cierta letra que la composición de la palabra adecuada, que en la gran mayoría de ocasiones servirá para abrir puertas o detener ciertos mecanismos. Esto hace que Typoman sea más disfrutable en pequeñas partidas que en largas jornadas de juego, donde puede llegar a hacerse bastante reiterativo.

Por otro lado, en ocasiones el juego deja de lado su factor puzle para decantarse por una mecánica mucho más plataformera en la que deberemos medir bien cada uno de nuestros saltos, huir de enormes y feroces criaturas, agarrarnos a diferentes cuerdas para alcanzar la parte superior de un acantilado, o esquivar las trampas que el propio juego nos propone, eso sí, de una forma sumamente inteligente.

Typoman03

Su duración, si bien ya viene siendo algo habitual en este tipo de propuestas, no suele extenderse de una media de cuatro horas en la primera partida, pudiendo superarlo incluso en poco más de una hora en la segunda vuelta. Y la verdad es que se echan en falta secretos o coleccionables que nos inviten a dar otra jugada al título una vez superado, pues no se incluye ninguno y una vez sabemos superar los acertijos, no hay factor alguno que nos sorprenda.

A excepción de su tramo final, en esta ocasión no nos encontraremos con ningún jefe final al que debamos enfrentarnos al final de los tres capítulos que forman el juego, algo que se echa en falta de sobre manera y que habría servida para intensificar el dinamismo de la creación de palabras con diferentes sustantivos como… ¿Espada? ¿Magia? ¿Puño? ¿Fuego? ¿Hielo?… Ciertamente, aquí ha faltado algo más de trabajo.

Typoman04

Un premio sin duda se merece en esa ambientación de soledad y desolación que es capaz de plasmar, y el juego que da a las letras haciéndolas sentir de forma natural ante el entorno. Así como una estética Limbo que, en este caso, sabe mantener a cierta distancia para no ser tachado como uno más del montón.

SonicPicnic es la banda encargada de la banda sonora de Typoman, y la verdad es que consigue transmitir tan bien cada aspecto y atmósfera del juego, tanto en su vertiente más tranquila como en sus momentos de tensión, que poco o nada se les puede echar en cara.

Typoman es uno de esos juegos que apuntan alto, muy alto. Pero que, por decisiones finales de diseño, no acaban de conseguir esa maestría que, con un poco más de trabajo, habría sido fácilmente alcanzable, contentándose en ser un título más que notable con una jugabilidad que mezcla plataformas y puzle de una forma novedosa y agradable, pero que en ocasiones se vuelve algo monótona debido a la estructura que se le ha dado a las diferentes fases. ¡Pero podéis estar tranquilos, porque Brainseed Factory ha comenzado su andadura con buena letra!

Analipomany

Disponible en Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Wii U y Steam.

Gracias a Brainseed Factory por proporcionar el código para poder realizar nuestro análisis en ¡Con el mando!.